Tres tratamientos imprescindibles si quieres conservar tu juventud

tratamientos conservar juventud

La eterna juventud sin ayuda no existe, pero si conocemos la evolución del envejecimiento, sabremos perfectamente que hay que realizarse en cada momento para mantenernos con un aspecto joven y sano.

PRIMER TRATAMIENTO

A los treinta años comienza un proceso progresivo que nos conducirá paulatinamente a una imagen de ancianidad. El comienzo es suave, simplemente las células ya muertas de nuestra piel, en vez de eliminarse se van acumulando en la capa más superficial de la epidermis. Es en ese momento cuando empezamos a ver las primeras arrugas, causadas por ese progresivo engrosamiento de la capa cornea de la epidermis.

¿Podemos pararlo?

Por supuesto. Con el primer tratamiento de rejuvenecimiento, es decir, eliminar esa acumulación de corneocitos.

¿Cómo?

Muy sencillo. Se pueden utilizar medios mecánicos para esa eliminación, como el láser Clear and Brilliant, que es el primer láser para pieles jóvenes, o  puntas diamantadas

También se pueden utilizar medios químicos, como los peelings médicos de ácido retinoico, glicólico o fructuoso.

SEGUNDO TRATAMIENTO

Alrededor de los cuarenta años, las células madre  de la capa germinal de la epidermis disminuyen su producción celular, debido a ello  los vasos sanguíneos de la dermis disminuyen su calibre vascular. Todo ello origina una disminución de la hidratación y un adelgazamiento de las fibras de colágeno y elastina, y como consecuencia comienza a manifestarse la flacidez en las mejillas

El tratamiento adecuado  puede ser la incorporación de células madre para suplir la disminución, y un estímulo de formación de colágeno por cada una de las lesiones producidas por los ” pinchazos ” del tratamiento.

Sin embargo existe un tratamiento capaz de paralizar el proceso de envejecimiento en esta fase y es el THERMAGE, que produce no solo el calentamiento de la dermis para compactar el colágeno  existente, sino un estímulo de formación de nuevo colágeno, idéntico al que había, y una lisis de la capa corneal.

La ventaja del Thermage sobre las otras radiofrecuencias es que necesita una sola sesión, con unos resultados mantenidos por  tres años.

TERCER TRATAMIENTO

Cuando la flacidez de la dermis no se ha detenido y alcanza a los compartimientos de las células grasas, el tejido graso  empieza a descender y la cara joven deja de tener su forma triangular para convertirse en un rostro rectangular por el descenso del tejido graso.

La solución no pasa por rellenar aquellas zonas abandonadas por el tejido graso, sino en remodelar dicho tejido. Eso se consigue únicamente con la técnica de  Ultherapy.

Publicado por: Mercedes Silvestre

COMPARTIR ARTÍCULO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *