Botox

La toxina botulínica, más conocida popularmente como bótox, es ampliamente utilizada en el ámbito de la medicina estética para combatir los signos de envejecimiento, como las arrugas y las líneas de expresión.

Contacta ahora sin compromiso

¿Qué es el botox?

La toxina botulínica, más conocida popularmente como bótox, es ampliamente utilizada en el ámbito de la medicina estética para combatir los signos de envejecimiento, como las arrugas y las líneas de expresión.

La tóxina botulínica desnaturalizada y completamente inofensiva viene utilizándose desde hace décadas en todo el mundo.

Produce una relajación que no una paralización de la musculatura que se inyecta.

Se utiliza sobre todo para las arrugas de la frente consiguiendo que esta aparezca lisa y brillante, se utiliza para el orbicular de los ojos, consiguiéndose que las patas de gallo desaparezcan o se minimicen y elevando la ceja. También se utiliza en el cuello para destensar las bandas platismales o el collar de Venus.

Ventajas

Una de las principales ventajas que ofrece el tratamiento de bótox es que es mínimamente invasivo y evita la cirugía: no es necesario pasar por el quirófano para lucir un rostro joven. Además, se puede aplicar en cualquier época del año, incluso en verano.

A todo ello hay que sumar que los efectos son inmediatos, y duran hasta medio años.    Las contraindicaciones son mínimos y los efectos secundarios se dan en contadas ocasiones.

¿Para qué se usa el Botox?

Es una técnica muy sencilla, en la que el médico inyecta a través de una aguja extrafina la toxina botulínica en el músculo de la zona a tratar, inhibiendo su movimiento y causando su relajación. Resulta muy efectiva para tratar las arrugas de expresión que aparecen en el entrecejo, las comisuras de los labios, el contorno de ojos y la frente.

Más allá de la medicina estética, el botox tiene un amplio abanico de aplicaciones en el campo médico. En la actualidad se está utilizando la toxina botulínica para controlar la sudoración en personas que sufren hiperhidrosis. También para la incontinencia urinaria en personas parapléjicas, así como el espasmos y distonías.

Recomendaciones

Para el tratamiento de botox, lo primero y más importante es elegir una clínica de confianza, como la de la Doctora Mercedes.

Por supuesto, es esencial seguir al pie de la letra las instrucciones dadas por el médico después de la intervención. Aunque no es necesario guardar reposo, hay que evitar tocar la zona tratada durante las cinco horas posteriores a la sesión. Tampoco hay que realizar ejercicio físico ese mismo día.

Una de las grandes ventajas de recurrir a un centro de calidad es que los profesionales realizan un estudio exhaustivo del paciente, y adaptan el tratamiento a sus necesidades. Además, estos profesionales conocen muy bien en qué zonas se puede aplicar la toxina botulínica: únicamente en el tercio superior del rostro. Hay algunas zonas delicadas, como el cuello o el párpado inferior.

Cuándo se empieza a notar resultados?

El tratamiento es muy rápido, apenas dura 15 minutos. Los efectos aparecen una vez transcurridos cuatro días, y el pico máximo se da a los 15 días. Los resultados duran cuatro meses, aunque depende en gran medida de la potencia muscular del paciente. Por lo general, es necesario re-aplicar el botox después de seis meses.

Antes y después del tratamiento

Para el tratamiento de botox, en la primera consulta el doctor realiza un análisis exhaustivo del rostro del paciente para determinar si el botox es lo que realmente necesita. En caso de arrugas más profundas, quizá sea necesaria un tratamiento de relleno complementario para recuperar el volumen perdido en la zona.

Para que la toxina botulínica penetre de manera adecuada en los tejidos es fundamental tomar una serie de precauciones antes de las inyecciones. En primer lugar, el paciente no puede tomar ningún medicamento que afecte de alguna manera a la coagulación, como la aspirina. En segundo lugar, el consumo de alcohol está prohibido. Y, en tercer lugar, tampoco se recomienda tomar suplementos nutricionales.

Después del tratamiento hay una serie de recomendaciones que es importante seguir para evitar cualquier tipo de problema: tocar la zona tratada durante las cinco horas posteriores, acudir a piscinas o saunas, consumir cantidades de alcohol elevadas, realizar ejercicio físico y lavarse el pelo con la cabeza hacia abajo.

¿Estás interesada en nuestros tratamientos? Contacta con nostros o visítanos en la clinica más cercana.

Calle Núñez de Balboa, 107
Despacho 103
28006 Madrid

Calle Castello, 14
Local
28001 Madrid